Terrassa es la capital del Vallés Occidental, una de las comarcas vecinas a Barcelona. Es una muy buena opción para escoger vivienda gracias a los servicios que ofrece al ser capital de comarca. Probablemente por eso has llegado hasta aquí. Pero una vez escogido el lugar queda la parte más complicada: la mudanza.

Las mudanzas no siempre son fáciles. Hay mucho por hacer y el tiempo es limitado. Es un proceso que puede ser estresante. Todo ha de ser organizado y preciso si no queremos que acabe con nuestros nervios. En mudanzas Roig te ayudamos a que este proceso sea lo más fácil y cómodo posible. Primero repasemos unos cuantos pasos.

Organízate

Es importante saber el tiempo que tienes y el trabajo que queda. Haz una lista de todo lo que tienes que hacer y repártelo. Tener una agenda con todos los pasos a seguir y las fechas es una buena idea.

También haz una lista de todas tus cosas y organízalas. Es un buen momento para hacer una limpieza de tus cosas. Escoge qué cosas quieres quedarte y qué quieres tirar o donar. Empieza también a contratar los servicios para tu nuevo hogar en el Vallés Occidental u otra comarca.

Empaqueta tus cosas

Si has hecho el paso anterior, este será más sencillo. Una vez que tienes organizadas tus cosas es hora de meterlas en cajas. Asegúrate de que las cajas estén llenas y sin espacios para reducir los golpes.

Recuerda meter las cosas siguiendo una temática o la habitación a la que pertenecen. Esto facilitara mucho el proceso de transporte y de desmontaje. Una vez llenas ciérralas bien y marca fuera lo que es y donde tiene que ir.

Solicitar presupuesto mudanzas Terrassa ahora

Contactaremos contigo en menos de 2h.

Desempaqueta y monta

El transporte será más sencillo si todas las cajas están bien organizadas. No te preocupes por los muebles más grandes. Nosotros nos ocuparemos de que tus cosas lleguen de manera segura a tu nuevo hogar. Tenemos experiencia en movernos por ciudades como Terrassa y en grandes carreteras.

Cuando todas las cajas y los muebles estén en la nueva casa, desempaqueta. Asegúrate de que cada caja está en su habitación. Empieza por las habitaciones más fáciles para reducir el número de cajas.

Tu antiguo hogar

Sé consciente también de la casa que dejas atrás. Revisa que no te dejes nada: intenta que quede completamente limpia y vacía. Da de baja sus servicios para evitar pagar cuando ya no estás en ella.